accesskey_mod_conten
Bar separa corpo da cabeceira

Departamento de Comunicación

iconos relacionados con la comunicacion digital

El Departamento de Comunicación se encarga de definir y ejecutar la estrategia de comunicación del organismo así como de llevar a cabo todas las acciones del Eje comunica del plan estratégico del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno.

Si eres de un medio de comunicación y quieres contactar con el departamento de comunicación del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, por favor, escríbenos un correo a: prensa@consejodetransparencia.es

Desde este departamento se gestionan las relaciones con los medios de comunicación, la web del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, la imagen institucional, las redes sociales...

 

Síguenos en...

@ConsejoTBG Facebook YouTube

 

 

 

Eje comunica

Las acciones comprendidas en el eje comunica son fundamentales para que prenda en la sociedad y en las Administraciones Públicas una adecuada cultura de transparencia.

La ley de transparencia establece en su exposición de motivos, que "solo cuando la acción de los responsables públicos se somete a escrutinio y cuando la ciudadanía pueden conocer cómo se toman las decisiones que les afectan, podemos hablar de un proceso de cambio". Es necesario que los promotores de la transparencia hagamos saber a la ciudadanía, a las instituciones, a las organizaciones públicas y privadas que la transparencia, el acceso a la información pública y el buen gobierno, han venido a quedarse y que por lo tanto no se bajará la guardia en los fines que lo garantizan.

El eje comunica es un eje transversal ya que habrá de trabajarse en todos los sectores de la sociedad y deberá utilizar todos los mecanismos y desarrollos existentes para hacerse presente como instrumento vivo de cambio de paradigma.

Las medidas agrupadas en torno a este eje afectarán, por una parte, al propio Consejo, organismo que tiene como finalidad promover y vigilar la situación y el avance de la transparencia en España y que redoblará sus esfuerzos para llegar a todos los organismos, instituciones y personas. Y, por otra, a la ciudadanía, que deberá tomar conciencia de que la exigencia y el buen funcionamiento de la transparencia depende en gran parte de ellos, ya que de las iniciativas derivadas del ejercicio del derecho a saber nacen la conciencia ciudadana y revierten en una sociedad más crítica, exigente y participativa.

Las Administraciones Públicas tendrán que ejercitar dentro de sus paredes la gestión del cambio, explicando y formando a los empleados públicos para que no solo sean cumplidores de lo establecido en la Ley, sino que también funcionen como innovadores de forma proactiva en su mejora y desarrollo.

En este contexto la presencia permanente de la transparencia resulta imprescindible como instrumento de activación pública y social.

Se utilizarán las redes sociales, como elemento de gobierno abierto para difundir y recibir, la percepción ciudadana de la evolución del marco de transparencia, también como centro de diálogo permanente de la ciudadanía que servirá para tomar el pulso a la implantación de la ley.

También los la atención adecuada y constante a los medios de comunicación, que juegan un importante papel a través de sus noticias, valoraciones, artículos,... y son capaces de crear opinión en torno al debate de la transparencia.

Centraremos esfuerzos en configurar al Consejo de Transparencia como foro de encuentro y debate con todos los sectores de la sociedad. Se realizarán convenios con los representantes sociales, se crearán foros en red y se abrirán las cuentas en las redes sociales más usadas para la difusión e intercambio de ideas y noticias.

Adicionalmente, y a través del portal www.consejodetransparencia.es se incluirá las noticias de actualidad, se comunicará eventos abiertos y se actualizará de forma permanente las actividades del Consejo.

La comunicación será intensiva, directa y abierta para que alcance a la ciudadanía, aspecto donde el lenguaje empleado es clave.


Finalmente, dentro de este eje, fomentaremos las políticas y prácticas de información y comunicación más activas y decididas por parte de las Administraciones y organismos públicos, de forma que estos superen una actitud reactiva ante las solicitudes puntuales de información para incorporar una actitud proactiva de rendición de cuentas de sus actuaciones.