Barra separa cabecera de cuerpo

Alegoría del Buen Gobierno

La alegoría del Buen Gobierno elegida como friso del portal del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno representa el espíritu del mismo.

Alegoría del Buen Gobierno · Lorenzetti

Las imágenes están presididas por el gobierno, encarnado en un hombre viejo lleno de sabiduría, que se sitúa junto con los demás elementos del fresco en un nivel superior representando la preeminencia del bien común y del interés general sobre los intereses particulares.

Su cetro en la mano derecha, representa la justicia, bastón en el que se apoya.
A su lado, rodeándole, se sientan los atributos del Buen Gobierno: la concordia, la justicia, la paz, la templanza, la fortaleza, y la prudencia, cuyo conjunto integra el Buen Gobierno.

Los iconos destacados representan por su orden lo siguiente:

La paz, una figura vestida de blanco, coronada con brotes de olivo, descansando plácidamente sobre los restos de una armadura que simboliza la guerra y el desencuentro.

 

La justiciaLa justicia, con los brazos abiertos en su simbólico modo de balanza, premiando el bien y castigando el mal con equilibrio.

 

La representación del pueblo, que convive en armonía y felicidad, así como la idea de comunidad reflejada en el corro de personas tomadas de la mano.

 

La ciudad, progresando bajo el buen gobierno con una economía floreciente representada por los artesanos trabajando y los obreros construyendo y ampliando la ciudad.

 

Este fresco de hace más de 700 años ya recogía secularmente el perfil del buen gobierno.

Se encuentra en el Palacio Comunal de Siena (Italia) y es una de las obras profanas más destacadas del Medievo.